El daño no tiene limites.

Autores ignorados mancharon las paredes recién pintadas de la Parroquia Jesús y María con inscripciones y dibujos.

Hasta donde llega la ignorancia y la mala educación, no se entiende como es que se ensucia las paredes de una institución Sagrada que ha sido recientemente restaurada en su fachada.