¡Chau ruidos molestos!

(Video) .- Bajo supervisión del secretario de Gobierno, César Seculini, personal de la GUM procedió a destruir con un rolo 154 caños de escape de motocicletas, que fueron secuestrados a lo largo de diferentes operativos de control de tránsito. Se trata de escapes libres, con más decibeles que los permitidos, o bien adulterados por sus propietarios para generar explosiones o ruidos molestos.
Las motocicletas en esas condiciones fueron motivo de quejas vecinales, en un problema que se ha atenuado muchísimo a partir de los controles de la GUM y los secuestros ya mencionados. La destrucción de esos escapes justamente es la fase final de ese proceso, sin perjuicio de que la tarea de los inspectores en las calles continuará.